About

SOMOS DE AQUÍ, DE ALLÁ, …Y DE MÁS ALLÁ

No creo estar descubriendo algo nuevo si aseguro que la vida en nuestros pueblitos y en nuestras regiones, es ahora revalorada. No sólo por las razones románticas, válidas, de apreciar uno sus paisajes grabados en el recuerdo, sino por recuperar una convivencia más estrecha con los suyos, sus paisanos, y entender (y apreciar) su mundo a partir de lo pequeño. O de lo que es suyo, propio, como se dice. Somos pues, de aquí. Pero también de allá, del otro lado de la frontera, la norteña principalmente. Región de migrantes, pues, la nuestra, o de e—migrantes, los que salen, propiamente hablando. Y somos de más allá, si se prefiere, del país de quienes se fueron, en el recuerdo y la memoria histórica, si hemos de recordarlos con el enfoque laico. O los que realmente viven, si hemos de recordarlos desde el enfoque de nuestras tradiciones. Somos, pues, de aquí, de allá y de más allá. Y somos de antes, o de endenantes, pues, y de ahora y de mañana. Los de antes, en nuestros antepasados, que nos hicieron lo que somos; de ahora, con quienes convivimos y de mañana, con los que vienen y a quienes arreglaremos su mundo. Aquí me planto, me ubico, pues, en mi ombligo del mundo regional, el de mi Ziquítaro, mi Penjamillo; y así, La Piedad, Numarán, Zináparo, Churintzio, Tlazazalca, Purépero, Zacapu, Panindícuaro, Angamacutiro, Villa Jiménez, Puruándiro; y así, Ecuandureo, Zamora, Yurécuaro, Vista Hermosa, Briseñas, Tanhuato. Y más allá. Y más allá. Y desde este espacio físico, trasladado a este “espacio” virtual (creo que así se dice), doy mi aporte a la comunidad, mi opinión, mi propuesta y debo precisarlo puesto que van incluidos en este blog trabajos míos de opinión, de reflexión. E incursiono ¡Áigase visto, diría Chon! (mi papá, cuando se admiraba de los grandes inventos del mundo nuevo) en terrenos resbaladizos, nebulosos y asaz, bastante desconocidos, agarrándome, asiéndome audaz e inseguro de las veloces alas de la fantasía. Vaya esto a manera de presentación. Y puesto que escribo, aspiro a que el benevolente visitante me lea. Por eso lo invito a que lea MI CAMINAR y, de honrarme con ello, al final del mismo podrá sonreír un poco junto con este periodista rural. Silviano

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: