Mascota, ciudad bien cuidada. Alfonso Sahagún

Puebleando

Mascota, ciudad bien cuidada Domingo, 26.02.2012, 03:48pm (GMT-5)

Por A. Sahagún

Mascota. En esta ocasión no se trata de un perrito o de otro animal exótico, juguete de un niño, una dama, o de alguna otra persona que tenga gusto en ello sino de la población jalisciense de ese nombre que sigue 15 kms adelante de Talpa de Allende, sobre la carretera libre de Guadalajara a Puerto Vallarta.

Presidencia municipal.

Se halla ubicado en un amplio y fértil valle, enmarcado por elevadas sierras. Un sitio pequeño –de 14,245 habitantes según el último censo–, con sentido distinguido en el que se respira paz, tranquilidad, orden; de calles irregulares, todas bien empedradas –no hay ni un metro de pavimento–; casas más bien antiguas, cuidadas, con puertas de madera y rejas de fierro, bien pintadas, rematadas no con aleros de teja sino con cornisas de material; pequeñas plazas íntimas, jardín central tradicional.

Calle.

Es un pequeño centro turístico con hoteles y cafés de buena clase, buenos restaurantes, el más visitado el de la Abuelita. Gente de campo, de agricultores prósperos. El nuevo arzobispo de Guadalajara, Card. José Francisco Robles Ortega,  forma parte de una de esas familias, de 16 hijos, de los cuales sobreviven 15, juntamente con sus padres, el Sr. Francisco Robles Arreola, de 92 años de edad,  y la señora Teresa Ortega, de 85.

Cuenta con un modesto museo en el que se exhiben algunas piezas arqueológicas y, sobre todo, dibujos de numerosos petrogrifos, descubiertos recientemente  en rocas de un lugar cercano llamado Los Pozos.

Plazuelita.

 El museo tiene especial importancia antropológica porque muestra restos de las culturas del occidente de México, hasta ahora poco exploradas. Junto con el museo funciona una Casa de Cultura. Instituciones que muestran un empeño de superación de los vecinos del lugar.

Calle e iglesia parroquial.

Los mascotenses se sienten muy orgullosos por tener un santo mártir entre sus hijos, el P. José Ma. Robles Hurtado, quien fue ahorcado por causa de su fe el 26 de junio de 1927, en la parte más alta de la sierra de Quila, Jal. Fue sorprendido por los esbirros del gobierno callista cuando se preparaba a celebrar misa en una casa particular donde estaba escondido. A su muerte, era párroco de Tecolotán, Jal. Había nacido el 3 de mayo de 1888. Fue canonizado por el B. Juan Pablo II el 21 de mayo del año  2000.

Detalle fachada templo.

Acerca de otros datos, leo en el “Dic. Porrúa de Historia, Biografía y Geografía de México” lo siguiente: Mascota, Jal., cabecera del municipio del mismo nombre, situada a 1,200 msn, en la ladera W. de la Sierra de Mascota, en la margen dra. del río Mascota, afluente del Ameca, a 200 km. al W de Guadalajara. Actividades principales: agricultura, minería, ganadería y apicultura; produce garbanzo y se  crían ganados porcino, vacuno y caballar”.

Panorámica.

En lo eclesiástico, Mascota es parroquia, dependiente de la diócesis de Cd. Guzmán, Jal.

El P. José María

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: