LA PIEDAD. Desfile, Aniversario de la Revolución Mexicana. IV

(Fotos de Silviano Martínez Campos)

Reina y princesas de las fiestas patrias

Reina y princesas de las fiestas patrias

 

Anuncios

LA PIEDAD. Desfile, Aniversario de la Revolución Mexicana. III

 

Reina y princesas de las fiestas patrias

Reina y princesas de las fiestas patrias

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

LA PIEDAD. Desfile, Aniversario de la Revolución Mexicana. II

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

 

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

(Desfile, 111. Don Aurelio, en su tradicional barrio, cerca de su domicilio, por donde el desfile)

JIQUILPAN. Benjamín González Oregel

Puebleando  Jiquilpan, “Lugar de plantas Tintóreas”, la sola visita a la biblioteca, vale el viaje.

BENJAMÍN GONZÁLEZ OREGEL

Jiquilpan de Juárez, Mich.–   Jiquilpan: Xiuquilpan, Xiquilpan, Xiquilpa o Jiquilpan, es una palabra de origen náhuatl, que quiere decir “lugar de plantas tintóreas”.

La sola visita a la Biblioteca Municipal vale, paga, con creces, el viaje. La belleza y magnificencia de los grabados que dejó el jalisciense José Clemente Orozco. Hacerlo en compañía de otro artista, del maestro Aurelio García Lúa, añade un aliciente más. Ver, sin las prisas que imponen los guías turísticos, la Alegoría de la Mexicanidad, que es el nombre del mural, que es una joya del arte mundial, es un placer raras veces disfrutable.

Hoy estoy de suerte, a unos cuantos metros del edificio encuentro a don Alberto Novoa, un gran taurino y ex edil de la ciudad. Para él,  el mural pintado por Orozco encierra “un proyecto de nación tan claro, tan fácil de entender” que atrae en forma simple. “Me gusta estarlo viendo, porque te lo dice sin palabrería”. Explica cómo debe actuar el campesino. “Tiene todo: los recursos naturales”. Y nos invita a que la visitemos.

Lo más preciado

La biblioteca, lo que en este espacio se encuentra y custodia, es el patrimonio más preciado de la ciudad. Esto lo entienden a cabalidad   las bibliotecarias, Leticia Ceja Amezcua y María Belén Chávez tinoco, que esta joven noche atienden a los visitantes. Procuramos tener cuidado para impedir que las personas que acuden no mutilen los libros, que no los rayen, que no maltraten los murales. Son cerca de 13 volúmenes –están por llegar cerca de 5 mil más, dice  –, los que han sido enviados por los gobiernos federales. El Estado se compromete con mobiliario y el municipio se hace cargo de los salarios de 2 empleados; aparte de una aportación para sufragar los servicios de limpieza y aseo de la biblioteca. “Los 3 niveles de gobierno aportan”.

Este edificio, este lugar, situado sobre la calle Lázaro Cárdenas, en pleno centro de la ciudad, rezuma cultura. Las puertas que franquean el paso, obra de Guillermo Ruiz, enmarcan bustos de hombres de letras, latinoamericanos. Aquí se encuentran  en bajorrelieve, autores como Gabriela Mistral. Sobresale por el sitio en donde fue grabada, la figura de Benito Juárez. Tal vez porque esta ciudad lleva en su  nombre oficial, el añadido del Benemérito.

Aunque aquí se afirma que las visitas guiadas “son muy pocas, hoy tuvimos 6”, uno entiende que los estudiantes de los distintos planteles, sobre todo los que asisten a los planteles de las educaciones media y superior, encuentran un excelente apoyo en los textos que aquí se guardan.

La biblioteca fue inaugurada el 18 de marzo de 1941, cuando el general Lázaro Cárdenas ya había dejado la Presidencia. Sin olvidar que fue él quien encargó la realización de los murales. Por otra parte, para nadie es un secreto que el General es el hijo predilecto de la ciudad. Aunque no ha sido el único jiquilpense que ha ocupado el sitio más alto a que todo mexicano puede y sueña con acceder: la Presidencia de la República.

El otro Presidente, indeseado

Con frecuencia, cuando he caminado por las calles de esta,  la Ciudad de las Jacarandas, como coloquialmente se le conoce en la región a esta hermosa Jiquilpan, viene a mi memoria un hecho que me parece nada fútil: Jiquilpan ha sido la cuna, entre las ciudades chicas de México,  de 2 presidentes de la República: Anastacio Bustamante y Oseguera, y Lázaro Cárdenas del Río. Aquel vio la primera de luz el 27 de julio de 1780. Este, nació casi 115 años  más tarde, el 21 de mayo de 1895.

Para muchos de los jiquilpenses actuales, no ha sido fácil asimilar que Trinidad Anastasio de Sales Ruiz Bustamante y Oseguera –que tal era su nombre completo–, hijo de José María Ruiz Bustamante y María Francisca Oseguera, quien estudió en el Seminario de Guadalajara, de donde pasó a la Ciudad de México para hacer sus estudios de medicina, haya nacido y crecido en este hermoso rincón michoacano. Ambicioso, hambriento de poder, pronto abandonó la profesión  –la ejerció únicamente un par de años– , inoculado por el virus de la milicia. Corría el año de 1810, cuando  fue llamado por el ejército realista, al que se había alistado dos años antes –seguramente al terminar sus estudios de medicina–. Combatió a los insurgentes y alcanzó el grado de coronel, del brazo del realista Félix María Calleja.

Iturbidista, se adhirió desde luego al Plan de Iguala. A la consumación de la Independencia fue miembro de la Junta Especial Gubernativa. Bajo el imperio recibió cargos y ascensos. En 1828 el Congreso le otorgó la vicepresidencia en el gobierno de Guerrero, un sureño insurgente 2 años menor que él. Pronto traicionó al de Tixtla y, con el apoyo de los alzados del cuartelazo de 1829,  asumió la función de Presidente de México. Esto ocurrió en 1830.  Antes de que el tixtleño fuera enviado a rendir fruto a la madre tierra, el 14 de febrero de 1831. Muerte que se dio en  Cuilápam, Oaxaca. Muchos juraron y otros creyeron que su muerte fue ordenada y pagada por el hijo de don José María Ruiz Bustamante.

La Iglesia y el conservadurismo

Anastasio, desde la Presidencia,  promovió que el Congreso declarara  a Guerrero inhabilitado para gobernar. Cesó a empleados que no le eran incondicionales. Desterró a los más connotados miembros del partido masón  yorkino. Expulsó del país al embajador estadounidense. Mandó apalear a periodistas y creó la policía secreta. La prensa clandestina lo llamó Brutamante, pero él se ganó, con su proceder, las simpatías del alto clero y del partido masón escocés. Con estos grupos, se iniciaba el conservadurismo.

El asesinato de Guerrero, además, estimuló esa reacción. Y después de protestas y alzamientos, firmó los Convenios de Zavaleta con Gómez Pedraza y Santa Anna en los que cedió  a éste el poder en 1833. Acusado del  asesinato de Vicente Guerrero se le incluyó en la Ley del Caso la cual ordenaba el destierro a todos los opositores del régimen reformista de Valentín Gómez Farías. Se dedicó, entonces, a viajar por Europa. De donde  regresó en 1836, luego de  que fue llamado para combatir en la Guerra de Texas.

Entre viajes y guerras, iturbidista

Desechada la Constitución de 1824 y aprobadas las Siete Leyes que creaban la República Centralista, sustento del Partido Conservador, fue llamado nuevamente a gobernar del 19 de abril de 1837 al 20 de marzo de 1839, siendo electo Presidente Constitucional para el período 1838-1841. Período en que fue larga la sucesión de ministros en su gabinete. En ese lapso enfrentó la Guerra de los Pasteles, el ataque del general guatemalteco Miguel Gutiérrez, que invadió Chiapas durante varios meses de 1839, y el alzamiento de José de Urrea en el noreste del país, por lo que pidió licencia durante 5 meses. Reasumió la Presidencia en 1839. Cuando estalló en la capital en 1841 la revolución que se llamó de “Regeneración”, las cámaras nombraron presidente interino de la república a Francisco Javier Echeverría, porque el presidente Anastasio Bustamante había tomado el mando de las tropas para ir a combatir a los insurrectos.

En ese tiempo se establecieron relaciones con España. Se reanudaron con Estados Unidos –que él mismo había interrumpido–. El estado de Yucatán –entonces toda la península–  se separó del país y puso  como condición el regreso al federalismo para reintegrarse. La inconformidad creció  en medio del desbarajuste administrativo y el caos económico, y pronto surgió otro conflicto, que Santa Anna aprovechó para intervenir y reasumir el poder. Bustamante volvió  a sus viajes por Europa, de donde  regresó en 1845, cuando el gobierno de Estados Unidos buscaba pretextos para iniciar la guerra.

En 1846 fue nombrado por los centralistas presidente del Congreso, con una nula participación durante la invasión de los estadounidenses. Cuando éstos se retiraron, llegó a cumplir algunas funciones de poco valor. Entonces, optó por el retiro. Cosa que asumió en  San Miguel de Allende –en esos años pertenecía a Querétaro–. Murió  el 6 de febrero de 1853. De acuerdo con su voluntad, su corazón fue enviado a la ciudad de México y depositado en la Catedral junto a los restos de Agustín de Iturbide.

Una familia, antes

Entre los pobladores de la ciudad, quienes se dedican a la agricultura, siembran maíz, sorgo y alfalfa,  existe costumbre por el arte, por la cultura, en términos generales. “No igual que antes  –señala don Alberto Novoa–, porque antes éramos mucho menos habitantes. Había más calor, porque éramos como una sola familia. Ahorita el número ha crecido mucho y hay nuevas ideas, nuevos “valores”, porque creo que es lo que más hemos perdido. No solamente en Jiquilpan –precisa–. Este fenómeno se da a nivel nacional, a nivel mundial”. Sin embargo, hay que decir que la amabilidad y el calor que ofrecen los nativos de aquí, a los visitantes, no ha desaparecido.

Admite que en la ciudad los artistas, en cualquiera de las ramas de la cultura, encuentran el lugar para mostrar sus obras. “Tenemos una biblioteca, que la conocen, que es el único lugar en el país donde dejó tanta obra pictórica José Clemente Orozco. En ningún otro lado hay tal cantidad de sus  pinturas. Es muy bonita. Y es un tirón que se puede utilizar para lo que es la Casa de la Cultura. También contamos con el espacio del Tecnológico, un sitio que presta los servicios y el sitio para mostrar los valores y actividades que puedan desempeñar los artistas”.

Sería muy bueno, sin perder valores

Con la entrada en funciones de la unidad que el Politécnico Nacional tiene aquí, uno imagina que hay  una especie de rivalidad, con el Tecnológico, por aquello de competir a la hora de presentar a los expositores. “Sería muy bueno que se diera ese tipo de competencia”, admite. Sin embargo, advierte: “el CIDIIR es más bien un centro de investigaciones, Y, en el Tecnológico, se preocupan más bien por la formación de los muchachos. Pero creo quede requerírsele, el CIDIIR también abriría sus puertas para un evento de esos, cultural.

“Pero, es necesario que se le ponga énfasis y atención a los muchachos, para que aprendan que no hay que perder los valores. Hay que estarles macheteando ya que, de pronto, se encandilan con la televisión, que es lo peor que puede haber; que nos tiene idiotizados. Sin son telenovelas, puros cuernos, puras matanzas. Todo lo malo, habiendo cosas tan buenas.

“Antes, en Zamora, en todos los pueblos, éramos una familia. Salíamos a todos lados: tú, cómo estás, qué se te ofrece. Nos ayudábamos.  Ahora, nos vemos aislados, y de acuerdo a la mo-der-ni-dad estamos materializados, más atrasados”.

Sería muy aburrido

Para el maestro –en la docencia y  el pincel–, Aurelio García Lúa, poblaciones como Sahuayo y Zamora mostraban menos interés en el fomento cultural, dedicados como estaban  en la atención de los negocios. Con satisfacción dice ver que, ahora, acicateados por la tradición jiquilpense, caminan por este sendero, y acompañan a la tierra del Expropiador Petrolero, por el sendero de la cultura.  Bueno es recordar que en las actividades comerciales que aquí se llevan a cabo, las 3 ciudades toman parte primordial, aunque ceden mucho espacio a Guadalajara.

En la ciudad, además, desde hace algunos decenios se procesa la leche. La industria que gira alrededor del lácteo producto, que aquí se produce, ha alcanzado elevados niveles de producción. Abadiano, comunidad situada en los altos llanos del municipio, saca la cara con mucha dignidad.

Y ya entrados en este campo, en el de los alimentos, bueno es recordar y saber que aquí se puede disfrutar con los uchepos, los churros, las corundas, la sopa tarasca –exquisita la que sirve Pina Suárez–, los chicharrones, las carnitas. Famosa es, entre los vecinos de la ciudad, la birria de Los Cano. Casa que se especializa en atender y servir durante las grandes ceremonias. Por las mañanas, aquí se acostumbra paladear los taquitos de cabeza, el menudo, la birria. Por las noches, es fácil encontrar tamales y atoles, en distintos rumbos de la ciudad; y en casas particulares.

De incapacidades

Expresidente municipal, don Alberto muestra un dejo de tristeza  ante la incapacidad que, a veces, enseñan los políticos, porque sus capacidades,  “no hay donde aplicarlas”. Y es el pueblo el que sufre las consecuencias, por los servicios que dan. Afirma que, hay instituciones, en las ramas de la salud, “hay veces que dan citas para después de que ha muerto el paciente”.

Pero hacer una comparación entre Feliciano Béjar, escultor, artista plástico y el recientemente fallecido don Luis Sahagún, no es posible. Con el arte de ambos, “ganamos todos”, afirma el tarasco y viejo conocido.  Para el pintor tangamandapense, ambos aportaron “algo positivo. Uno, en su calidad de pintor. El otro, como pintor, como grabador y como escultor  (Feliciano Béjar). Creo que aquí no se pueden establecer diferencias”. Jiquilpan, que se constituyó en municipio el 10 de diciembre de 1831; y que fue elevada a rango de Ciudad el 16 de abril de 1891, con el nombre de Jiquilpan de Juárez, con una tradición taurina de muchos años, con una plaza de toros que ya la quisieran ciudades más grandes que ella, adolece, desde hace tiempo, de una buena directriz para no estoquear a La Fiesta. Los timos de que ha sido víctima la gente que acude los 18 de marzo, o los 20 de noviembre, de cada calendario, han formado cadena.

Llama la atención, además, que los que han administrado este municipio, en donde vinieron al mundo celebridades como Diego José Abad (1727-1779), poeta épico latino y sacerdote; Dámaso Cárdenas del Río, gobernador del Estado; Ramón Martínez Ocaranza, periodista, poeta y profesor; Carlos Gálvez Betancourt, gobernador del Estado y director del Seguro Social; Gabino Ortiz, periodista y político, así como los 2 Presidentes, en no pocas veces hayan sido incapaces de proveer de los servicios elementales a sus gobernados.

Son muchos los nombres de políticos que se han encumbrado, aunque también suman muchos los sitios en que carece de los servicios, en la ciudad y el municipio.

Pero visitar la ciudad, y si se puede acudir la Biblioteca, valen el viaje.

LA PIEDAD. LIBRAMIENTO NORTE. Su inauguración por el Presidente Calderón

LA PIEDAD. LIBRAMIENTO NORTE. Su inauguración por el Presidente Calderón

Publicado el noviembre 23, 2012 por silviano  | Editar

Martínez Campos, 21/XI/012

GUIA

Silviano Martínez Campos

LA PIEDAD, 21  de Noviembre.-  Para los nativos o residentes mayores de La Piedad, no escapa establecer un contraste, matizado de nostalgias, entre el pequeño pueblo de hará seis, cinco décadas y la ciudad media de ahora, a propósito de sus comunicaciones carreteras y a propósito también de su círculo, o anillo vial que incluye el libramiento inaugurado este día por el Presidente Felipe Calderón Hinojosa.

Otra época, otra fisonomía de sus espacios, otra población, otros estilos de vida, otra forma de relaciones entre personas, grupos y de la ciudad en sí misma, con su Estado Michoacán, su México y, desde luego el mundo, sobre todo cuando la llamada corriente migratoria no era tan intensa, hacia los Estados Unidos.

Comunicación por vía férrea casi exclusiva, hacia el resto de El Bajío y la ciudad de México, en el ferrocarril procedente de Guadalajara, porque salvo brechas hacia Irapuato, el transporte carretero no era frecuente; la incipiente ruta, hacia Carapan, aún no transformada en carretera; camino prácticamente de terracería, hacia Zamora, donde la carretera nacional.

Hacia Jalisco,  escasos medios de comunicación y, en la propia región, las comunidades vinculadas en época de secas, mediante camiones de carga o de pasajeros, de esos de un toldo donde cabía todo, desde  pasajeros que no cupieron dentro, hasta costales de cereales o bultos de mercancías.

Y en tiempo de aguas, animales de carga o transporte, haciendo honor a la entonces débil sociedad rural que daba lugar, sobre todo a partir de los primeros años de la postguerra, a la sociedad urbana dentro de la cual esta ciudad, su entorno y gran parte del país, es tributario, o tal vez dependiente, de la sociedad urbana, la  industrial.

Aun cuando en sus discursos tanto el Primer Mandatario como los gobernadores de Michoacán y de Guanajuato, así como el secretario de Comunicaciones, no recurrieron mucho a la anécdota, salvo el Presidente Calderón que matizó un poco su discurso con referencias humorísticas, a aquellos tiempos, sí subrayaron la importancia y trascendencia del inaugurado Libramiento Norte, así como para la economía y el avance en  económico y en lo social, de la red carretera que en su desarrollo reciente, cubre a Michoacán y en su vecindad con Estados vecinos.

RECORDÓ A RICARDO GUZMÁN

Al principio de su discurso, el Presidente Calderón hizo referencia a dos alcaldes de la región, al de Tanhuato Gustavo Garibay, y al desaparecido presidente municipal de La Piedad, Ricardo Guzmán Romero, el primero agredido a bala recientemente y presente en el acto y, el segundo, victimado hace un  poco más de un año.

Dijo el Presidente: “Como sabemos, Gustavo, sufrió un cobarde atentado por parte de criminales sin escrúpulos. Es un hombre que ha estado al frente de su Municipio de Tanhuato. Y lo seguiremos apoyando, don Gustavo. Yo hablaré personalmente con el Presidente electo para que  continúe con un apoyo y se fortalezca el apoyo a los Alcaldes de Michoacán y, particularmente, de esta zona, que están constantemente asolados por la delincuencia y que necesitan ser fortalecidos.

“Sé y tengo entendido que, también, y eso sería con el gobierno del estado. Pero, desde luego, hasta el último día de mi mandato y no sólo eso, sino, también, ya he señalado al Presidente electo la importancia de seguir apoyando a Michoacán hasta en tanto el estado es capaz de renovar su fuerza policiaca por personal confiable. Y lo saludo con aprecio, don Gustavo, y mi reconocimiento a su valor y al trabajo que viene desempeñando”.

Luego Felipe Calderón se refirió al alcalde piedadense victimado, en estos términos: “Recordamos con afecto, también, y con emoción, a quien ha sido uno de los promotores de estas obras que se han realizado en La Piedad, de esa quien fue su incansable Alcalde, Ricardo Guzmán, también, en paz descanse”.

“Nos hubiera gustado mucho que él hubiera estado aquí. Y, sin embargo, su recuerdo perdurará, también, en estas obras, independientemente de su realización y por quién las haya realizado. El impulso que dio, primero como líder, luego como Alcalde de La Piedad, fueron muy, muy importantes para lo mismo”.

Sobre la obra inaugurada, expresó el Presidente de la República que más que un libramiento, es toda una carretera nueva en una gran parte, de casi 22 kilómetros nuevos, cuatro carriles, concreto hidráulico y acotamiento.

IMPORTANCIA DE LA OBRA INAUGURADA

Y subrayó la importancia de la obra, que refirió la inauguró hace tres años y hoy está cien por ciento terminada según dijo, puso de relieve su importancia para desfogar el tráfico de La Piedad, pero además el hecho de que son varias piezas de carretera las que se interconectan, tanto con Michoacán como con Guanajuato y Jalisco.

Con la obra se va a librar la enorme presión que sufre La Piedad por el tráfico, sobre todo el de largo itinerario y el tráfico pesado que pasa por la ciudad, reiteró lo dicho durante el acto.

“Me comentaba el Alcalde, viniendo hacia este lugar, que alguna vez que contabilizaban el tráfico en La Piedad, llegaron a contabilizar hasta 22 mil vehículos diarios pasando por las principales arterias de la ciudad, con lo cual era una alteración significativa de la vida de la comunidad, ahí mismo, en esta bella ciudad y municipio de Michoacán”.

“Entonces, esta carretera, prácticamente, libera a La Piedad de un enorme problema de tráfico que ha vivido durante décadas. Y, además, constituye una gran oportunidad, también, amigas y amigos, para mejorar la infraestructura, como bien ha dicho el Gobernador Márquez, de la región, tanto del Sur de Guanajuato como del Norte de Michoacán”.

En su oportunidad, el gobernador michoacano don Fausto Figueroa se refirió la trascendencia de la obra, al indicar que: “La gran importancia de este libramiento, es que permitirá que miles de michoacanos y guanajuatenses, que antes estaban forzados con sus automóviles y tractocamiones a entrar al Centro de La Piedad para poder llegar a su destino, ahora cuenten con otra vía alterna, mucho más rápida, directa, segura y transitable por donde pasar”.

Esta obra, sin duda alguna, impactará favorablemente, mejorando la circulación vehicular de las ciudades de La Piedad y Pénjamo. Les reducirá tiempos y costos a las personas y a las empresas. Evitará los problemas de congestionamiento que actualmente se dan, y reducirá el desgaste natural de las vías urbanas.

Pero, además, con estas acciones, se fortalecerá la Red de Carreteras de Altas Especificaciones, que dan servicio a La Piedad y a la región Centro-Occidente, lo que contribuirá para hacer de esta zona una con mayor potencial para la competitividad comercial, y a la altura de los requerimientos globales, expresó.

Y el gobernador de Guanajuato Miguel Márquez dijo que “Hechos como este Libramiento Pénjamo-La Piedad, que hoy se entrega oficialmente a las familias de la región. Una obra estratégica que, además de responder a la necesidad social, consolida la integración metropolitana. Esta región metropolitana que ya se ha venido trabajando en proyectos muy importantes”.

Va a promover más el comercio, fortalece, sin lugar a dudas, la relación entre Michoacán y Guanajuato. Al mismo tiempo, que abre el camino para el libre y ágil tránsito de personas y mercancías para esta importante región, dijo también.

Y luego agregó el gobernador guanajuatense que “La Piedad tiene una ubicación logística muy importante. Por ello, nos da mucho gusto que en la zona Centro Occidente, el país fortalece las ventajas competitivas, lo que se va a traducir, insisto, en más oportunidades para sus familias. Pero algo fundamental, más empleo, más desarrollo, y sobre todo, más inversión”.

El secretario de Comunicaciones y Transportes, en su turno dijo que al finalizar el año, en el Estado de Michoacán, “habremos invertido más de 12 mil millones de pesos entre recursos públicos y privados, para construir o modernizar casi 900 kilómetros. Esto es más de dos veces lo que se hizo o lo que se logró en el sexenio anterior.

Están distribuidos estos kilómetros, dijo, a lo largo y a lo ancho del Estado  y “Por mencionar algunos ejemplos, se concluyeron importantes obras para fortalecer los ejes troncales que atraviesan el estado, en particular, el Manzanillo-Tampico con ramal a Lázaro Cárdenas. Ahí, se concluyeron 83 kilómetros de la Carretera Morelia-Salamanca, además, de nueve estructuras en el tramo Morelia-Cuitzeo.

En la Costera del Pacífico, terminamos las obras en 45 kilómetros de la Costera de Michoacán en los que invertimos cerca de 800 millones de pesos y, además, concluimos importantes obras fuera de los corredores o los ejes longitudinales o transversales, como son los 75 kilómetros de Irapuato a La Piedad, por supuesto, el Libramiento Norte de La Piedad en el que nos encontramos, así como el acceso a la Autopista México-Guadalajara, 23 kilómetros de Ciudad Hidalgo a Maravatío, en donde se invirtieron cerca de 170 millones de pesos; y el Camino de Churumusco a Cuatro Caminos, donde se modernizaron 50 kilómetros, así como la ampliación a cuatro carriles y en algunos casos, a ocho carriles, de la Carretera de Nueva Italia a Apatzingán, con una inversión de más de 600 millones de pesos”.

El acto inaugural carretero fue a las 10 de la mañana de este miércoles, en la comunidad de La Higuera, a la altura del kilómetro 12.5 de la carretera federal La Piedad-Yurécuaro, con asistencia  del secretario de Educación Miguel Angel Córdova;de los alcaldes Hugo Anaya, de La Piedad, Gustavo Garibay, de Tanhuato,  Jacobo Manríquez Romero, dePénjamo; Rigoberto López Serrato, de Yurécuaro, así como funcionarios de La Piedad, y del Estado, según fueron presentados, y mencionados en los discursos respectivos.

+++++

(Textos tomados del sitio web, Sala de Prensa, Presidencia de la República)

El Presidente Felipe Calderón durante la Inauguración del Libramiento Norte la Piedad

21 nov 2012 | Discurso

 

Video completo del evento

La Piedad, Morelia, 21 de noviembre de 2012

Muy buenos días, queridas paisanas, queridos paisanos michoacanos. Muy buenos días, amigos de Guanajuato, también.

Saludo al licenciado Fausto Vallejo Figueroa, Gobernador del Estado de Michoacán. Le agradezco sus palabras.

Al licenciado Miguel Márquez Márquez, Gobernador del estado vecino y querido de Guanajuato, también. Gracias, Gobernador, por sus comentarios y sus palabras, también.

Al Diputado Víctor Silva Tejeda, Presidente del Congreso.

Al Magistrado Alejandro González Gómez, Presidente del Tribunal Superior de Justicia.

Saludo, también, al licenciado Hugo Anaya Ávila, Presidente Municipal de La Piedad.

A don Jacobo Manríquez Romero, Presidente Municipal de Pénjamo, también, que está por aquí.

También, a Rigoberto López Serrato, Presidente Municipal Yurécuaro.

Y alguien que me da mucho gusto ver, por supuesto, aquí, es a Gustavo Garibay, Presidente Municipal de Tanhuato. Que está por aquí. Don Gustavo.

Como sabemos, Gustavo, sufrió un cobarde atentado por parte de criminales sin escrúpulos. Es un hombre que ha estado al frente de su Municipio de Tanhuato. Y lo seguiremos apoyando, don Gustavo.

Yo hablaré personalmente con el Presidente electo para que  continúe con un apoyo y se fortalezca el apoyo a los Alcaldes de Michoacán y, particularmente, de esta zona, que están constantemente asolados por la delincuencia y que necesitan ser fortalecidos.

Sé y tengo entendido que, también, y eso sería con el gobierno del estado. Pero, desde luego, hasta el último día de mi mandato y no sólo eso, sino, también, ya he señalado al Presidente electo la importancia de seguir apoyando a Michoacán hasta en tanto el estado es capaz de renovar su fuerza policiaca por personal confiable. Y lo saludo con aprecio, don Gustavo, y mi reconocimiento a su valor y al trabajo que viene desempeñando.

Recordamos con afecto, también, y con emoción, a quien ha sido uno de los promotores de estas obras que se han realizado en La Piedad, de esa quien fue su incansable Alcalde, Ricardo Guzmán, también, en paz descanse.

Nos hubiera gustado mucho que él hubiera estado aquí. Y, sin embargo, su recuerdo perdurará, también, en estas obras, independientemente de su realización y por quién las haya realizado. El impulso que dio, primero como líder, luego como Alcalde de La Piedad, fueron muy, muy importantes para lo mismo.

Y me da gusto, hoy, inaugurar y entregarle a la ciudadanía, a los pueblos de Michoacán y de Guanajuato, pero, en realidad, a todo el Centro del país, una obra estratégica para la agilización del tráfico, la modernización de las comunicaciones, en nuestro querido Bajío, tanto michoacano como guanajuatense.

Este Libramiento Norte de La Piedad, que, como ustedes ven, amigas y amigos, más que un libramiento, es toda una carretera nueva en una gran parte, casi 22 kilómetros  nuevos, cuatro carriles, concreto hidráulico, acotamiento.

Una obra muy, muy importante sobre la que estamos, que me tocó venir, efectivamente, a poner en marcha, a empezar los movimientos de tierra, ya hace algunos años. Y hoy, qué satisfacción, amigas y amigos, venir ya como Presidente de la República, a entregar una obra 100 por ciento terminada y construida íntegramente en el sexenio que tuve el honor de encabezar al frente del país.

Como ya se explicó, este Libramiento Norte son varias piezas carreteras en realidad. Uno es esta parte nueva, totalmente nueva, que libera el tráfico de La Piedad. Otra es la modernización de la Carretera 110, que va a dar a Vista Hermosa y, básicamente, a La Barca, a la conexión, a la carretera, también, Morelia-Guadalajara o México-Guadalajara, la vía corta, como le llamamos; más lo que se hizo, también, y que me tocó inaugurar a principios de mi sexenio, que fue la modernización de la Carretera Irapuato-La Piedad.

Y a eso, le agregamos, además, la modernización del Boulevard, ahí mismo, en La Piedad, sobre la Carretera 90.  Estamos hablando, prácticamente, de 70 kilómetros, que van a librar, como ya lo decía el Gobernador, la enorme presión que sufre La Piedad por el tráfico, sobre todo, el tráfico de largo itinerario y el tráfico pesado que pasa por la ciudad.

Me comentaba el Alcalde, viniendo hacia este lugar, que alguna vez que contabilizaban el tráfico en La Piedad, llegaron a contabilizar hasta 22 mil vehículos diarios pasando por las principales arterias de la ciudad, con lo cual era una alteración significativa de la vida de la comunidad, ahí mismo, en esta bella ciudad y municipio de Michoacán.

También, ya lo comentaba anecdóticamente el Gobernador de Guanajuato, don Miguel Márquez que decía que se llegaban a estar hasta dos horas esperando ahí, en Santa Ana, en el puente, me imagino que es el Puente del Perro Negro.

Hay que recordar: del otro lado del Puente de La Piedad, Michoacán, vivía Gilberto, El Valiente, nacido en Apatzingán, siempre con un perro negro, que era su noble guardián.

A ver, los de la banda, a ver si la van ensayando. Al ratito.

O ya la tocaron o qué.

No. Ahorita.

A ver, un pedacito, maestro.

Creo que no se la saben, verdad.

Al rato le seguimos, muchachos, si no aquí nos picamos.

Esta carretera, amigas y amigos, ahí nos quedamos, en el Puente de Santa Ana, que decía el Gobernador Márquez, y aquí venía lo del perro negro, que del otro lado del puente, se refiere al Puente de Santa Ana, Santa Ana Pacueco, se llama. Santa Ana Pacueco. Todavía está el puente, yo me acuerdo.

Ya no hay necesidad de pasar por el Puente de Santa Ana Pacueco, a menos que uno tenga que ir a ver a la Lupe.

Pero, dónde viviría la Lupe.

Yo creo que del lado de Guanajuato, porque si Gilberto vivía del otro lado del puente. Ha de vivir en Santa Ana. Muy bien.

Entonces, esta carretera, prácticamente, libera a La Piedad de un enorme problema de tráfico que ha vivido durante décadas. Y, además, constituye una gran oportunidad, también, amigas y amigos, para mejorar la infraestructura, como bien ha dicho el Gobernador Márquez, de la región, tanto del Sur de Guanajuato como del Norte de Michoacán.

Y puede dar lugar, también, a que dadas las facilidades de infraestructura, la cercanía de Guadalajara, la cercanía ya de León, de Querétaro, de la propia Ciudad de México, aquí, se convierta, ojalá así ocurra, en un punto de desarrollo de empresas, muchas de las cuales ya se han establecido, masivamente, precisamente, por lo pronto, del lado de Guanajuato.

Empresas automotrices de la mayor importancia, por ejemplo, que han dinamizado totalmente la economía de la vecina entidad. Y ojalá eso pueda trasladarse, también, dadas las condiciones de infraestructura que presenta este libramiento.

Son casi 70 kilómetros, insisto, que cambiarán, desde luego y para bien, la calidad de vida de los piedadenses, y que se complementa con otras obras que estamos haciendo aquí, señaladamente el Libramiento Oriente de La Piedad, también, para liberar el tráfico de Zamora hacia Guanajuato, librarlo de La Piedad.

Y otros libramientos. El Libramiento Poniente, también, que arrancamos hace unas semanas en Morelia, y el Libramiento Sur, que es tan importante en la capital del estado y que se ha pospuesto, no por falta de voluntad ni siquiera de recursos del Gobierno Federal, sino por oposiciones, a veces jurídicas, a veces amparos de gente que no quiere que se haga el libramiento, por una u otra razón. Ojalá se pueda hacer.

Hemos hecho, amigas y amigos. Me ha tocado el privilegio, también, de entregar diversas obras de infraestructura muy importantes para Michoacán. La Carretera Morelia-Salamanca, por ejemplo, que, como ustedes saben, ha dinamizado enormemente el tráfico entre Michoacán y Guanajuato, reduciendo notablemente su trayectoria.

La modernización, prácticamente, la nueva carretera entre  Apatzingán y Nueva Italia, como ya decía el Secretario, construyendo, incluso, los ocho carriles en que quedó el boulevard de entrada a Apatzingán.

La modernización muy importante, de la Carretera Costera en dos tramos ahí, de La Mira hasta El Habillal, por ejemplo, y de Lázaro Cárdenas hacia arriba, y de Manzanillo, de Tecomán hacia abajo; también, a Caleta de Campos, a La Placita, perdón, más bien a La Placita, con la idea de seguir y se pueda modernizar todo el tramo de la Carretera Costera de Michoacán, que tanta falta hace.

Otros tramos carreteros. Por ejemplo, la modernización ahí, de Uruapan a Los Reyes, que facilitará, también, el tráfico hacia la propia Ciudad de Zamora y viceversa. Otros, el tramo de Maravatío hacia Ciudad Hidalgo, también, que se modernizó. En fin.

Una importante inversión carretera que hemos hecho y que hemos iniciado, también, en el Estado de Michoacán. Obras, además, tan importantes como las que hoy inauguramos.

Ya lo ha dicho, también, el Secretario de Comunicaciones y Transportes, lo debo repetir, amigas y amigos, porque, también, estos son los últimos días de Gobierno y es importante hacer un recuento de los hechos.

En esta Administración se han construido nuevos, como este tramo, o reconstruido totalmente, como el tramo de aquí a Vista Hermosa, más de 21 mil kilómetros de carreteras. Y si sumamos los de la CDI, estamos hablando de 23 mil kilómetros de carretera, que constituye la mayor obra carretera del país en muchísimo tiempo y que, incluso, es el doble, perdón, es más que lo que se construyó o modernizó en los dos sexenios anteriores juntos. Y casi igual, si se sumaran los tres anteriores, sería casi igual que los tres anteriores, en seis años, lo que se había hecho en 18 años en México.

Yo sé que falta mucho por hacer, amigas y amigos, pero es importante subrayar que en este tema de hacer de éste el sexenio de la infraestructura, así ha ocurrido y qué bueno que así sea.

Concretamente, en materia de libramientos hemos hecho varias cosas. El libramiento más grande, por ejemplo, ha sido el Libramiento Arco Norte de la Ciudad de México, que le da toda la vuelta a la Ciudad de México, como su nombre lo indica.

Los libramientos de Saltillo, de Durango, de Irapuato, de Culiacán, de Colima, que representan una inversión de más de cinco mil millones de pesos, y otros libramientos que están en construcción.

Yo espero poder inaugurar próximamente el Libramiento de Xalapa, que, también, ha reducido notablemente el tráfico en esa zona, por ejemplo, de Veracruz.

Déjenme platicarles que así como las dos horas que se hacían aquí, para cruzar el Puente de Santa Ana, también, para ir de Xalapa hacia Perote, con tráfico, niebla. En fin. Un solo carril. Se hacían también, se llegaban a hacer casi una hora 45 minutos.

Cuando inauguramos la primera parte del Libramiento de Xalapa, por ejemplo, el tramo que hicimos de Perote hacia Xalapa, que yo venía manejando, pero respetando los límites de velocidad de la nueva carretera, desde luego, hicimos 23 minutos de trayecto.

De manera tal, amigas y amigos, que estas obras mejoran la calidad de vida de los mexicanos. Ayer, también, antier, tuve la fortuna de inaugurar un tramo, la primera etapa de la Carretera de Metlatónoc-Tlacoachistlahuaca, que son dos municipios de La Montaña Alta de Guerrero.

Para darles una idea. Antes de esa modernización, la gente de Tlacoachistlahuaca hacía 12 horas para llegar al Municipio de Tlapa, donde está, por ejemplo, la Diócesis a la que pertenece ese municipio.

Con la carretera que modernizamos y que entregamos antier, la gente va a reducir el recorrido de 12 a dos horas de camino, lo cual, significa cambiar totalmente la vida para esa gente, que es de la más pobre de México.

Finalmente, amigas y amigos, aquí, a la gente de esta zona de Michoacán, probablemente  no tenga yo oportunidad ya de regresar como Presidente de la República a esta zona de El Bajío.

Me olvidaba decir y debo mencionarlo. También, estamos modernizando la Carretera de Cuitzeo a Puruándiro, y va a seguir la modernización de Puruándiro hasta muy cerca de La Piedad, hasta Zináparo, con lo cual va a haber otra vía paralela a la México-Guadalajara, que va a comunicar a toda esta zona, hasta la Morelia-Salamanca.

Y me da gusto, además, porque esa, también, es la zona de una parte de mi familia. Los Hinojosa son del Bajío, son de Puruándiro, son de Coeneo. En fin. Con lo cual se moderniza, también, esa parte, una carretera que siempre había sido muy complicada, muy peligrosa.

Ya, simplemente, la supervisamos. No está terminada, pero va a quedar terminada, prácticamente, en las próximas semanas.

Quiero, con estas palabras, amigas y amigos, decirles que estoy muy agradecido con el afecto, con  el cariño de la gente de La Piedad, de la gente del Bajío michoacano, de mis paisanas y paisanos.

Repito que, probablemente, como Presidente yo no alcance a volver a esta tierra. Pero volveré aquí, con mucho cariño y con mucho orgullo, como michoacano y como ciudadano, a estas tierras.

Y seguiré siempre trabajando por Michoacán. Eso, ténganlo por seguro.

Muchas gracias a todos, amigas y amigos

+++++++++++

Diversas intervenciones durante la Inauguración del Libramiento Norte la Piedad

21 nov 2012 | Discurso

 

 

Video completo del evento

La Piedad, Morelia, 21 de noviembre de 2012

-MODERADOR: Hace uso de la palabra el ciudadano maestro Dionisio Pérez-Jácome Friscione, Secretario de Comunicaciones y Transportes.

-SECRETARIO DIONISIO PÉREZ-JÁCOME FRISCIONE: Señor Presidente de los Estados Unidos Mexicanos, Felipe Calderón Hinojosa; señor Gobernador del Estado de Michoacán, Fausto Vallejo Figueroa; señor Gobernador del Estado  de Guanajuato, Miguel Márquez Márquez; señor Presidente Municipal de La Piedad, Hugo Anaya Ávila; estimado Secretario de Educación, José Ángel Córdova Villalobos; muy distinguidos invitados especiales; señoras y señores.

Me da mucho gusto acompañar al Presidente de la República, en esta Gira de Trabajo por el Estado de Michoacán.

Quiero comenzar agradeciendo, al señor Gobernador y al señor Alcalde, por las facilidades que han brindado, que hacen posible la realización de este evento.

Este ha sido un sexenio muy productivo en materia de infraestructura y, en particular, en el Estado de Michoacán. En marzo, tuve el gusto de acompañar al Presidente Calderón en la entrega del tramo de Irimbo a Maravatío, del camino a Maravatío-Ciudad Hidalgo. Más tarde, también tuve el honor de acompañar al Presidente en la entrega del Distribuidor Vial Salida a Quiroga.

Iniciamos, también, este año la construcción del Libramiento Poniente de Morelia. Y ahora, estamos aquí, para hacer entrega formal e inaugurar el Libramiento Norte de La Piedad y el acceso a la Autopista México-Guadalajara; así como supervisar, como lo hemos hecho, la construcción del tramo de Puruándiro  a Huandacareo, del camino de Cuitzeo a Zináparo, y el Libramiento Sur de Morelia, donde estuvimos más temprano, el día de hoy.

En los últimos seis años, el Presidente Felipe Calderón, ha logrado fortalecer la red Carretera Nacional como nunca antes se había hecho en la historia de México. Con el  programa carretero más grande en la historia, de 2007 a la fecha, se han invertido cerca de 315 mil millones de pesos, en la modernización y construcción de más de 20 mil 600 kilómetros de carreteras y caminos rurales y alimentadores, que es más de lo construido en los dos sexenios anteriores juntos.

Y esta cifra es la que ha realizado la Secretaría de Comunicaciones y Transportes. Tenemos pensado en la Secretaría, concluir el año con cerca de, o más de 21 mil kilómetros de carreteras y caminos construidos. Y a esto, habría que añadirle, por supuesto, lo que están haciendo otras dependencias, como la Comisión de Pueblos Indígenas, con lo que estaremos alcanzando cerca de 23 mil kilómetros.

Hemos venido invirtiendo con una estrategia muy claramente definida desde el inicio de la Administración, que se ha basado como punto principal o fundamental en el fortalecimiento de los grandes ejes carreteros que cruzan el país de Este a Oeste y de Sur a Norte.

Se definieron 15 de estos ejes y tres de ellos, justamente, cruzan por el Estado de Michoacán. Estos son, el Eje Costera del Pacífico que une de manera importante a los estados del Pacífico desde Chiapas hasta Nayarit y en el que hemos venido avanzando en los dos extremos del Estado de Michoacán.

El Eje Manzanillo-Tampico con ramal a Lázaro Cárdenas, un eje estratégico para el transporte de mercancías y contenedores del Puerto de Lázaro Cárdenas al Golfo de México y el Eje de México-Nogales con ramal a Tijuana, que conecta a Michoacán con los estados del Centro y con la Península de Baja California.

Por lo anterior, el estado cuenta con un enorme potencial para aprovechar su posición geográfica privilegiada, y consolidarse como plataforma logística para el intercambio de productos y mercancías en la región y en el territorio nacional.

Este esfuerzo se refleja claramente en el Estado de Michoacán, donde al finalizar este año, habremos invertido más de 12 mil millones de pesos entre recursos públicos y privados, para construir o modernizar casi 900 kilómetros. Esto es más de dos veces lo que se hizo o lo que se logró en el sexenio anterior.

Dónde están estos cerca de 900 kilómetros.

Están distribuidos a lo largo y a lo ancho del Estado de Michoacán. Por mencionar algunos ejemplos, se concluyeron importantes obras para fortalecer los ejes troncales que atraviesan el estado, en particular, el Manzanillo-Tampico con ramal a Lázaro Cárdenas. Ahí, se concluyeron 83 kilómetros de la Carretera Morelia-Salamanca, además, de nueve estructuras en el tramo Morelia-Cuitzeo.

En la Costera del Pacífico, terminamos las obras en 45 kilómetros de la Costera de Michoacán en los que invertimos cerca de 800 millones de pesos y, además, concluimos importantes obras fuera de los corredores o los ejes longitudinales o transversales, como son los 75 kilómetros de Irapuato a La Piedad, por supuesto, el Libramiento Norte de La Piedad en el que nos encontramos, así como el acceso a la Autopista México-Guadalajara, 23 kilómetros de Ciudad Hidalgo a Maravatío, en donde se invirtieron cerca de 170 millones de pesos; y el Camino de Churumusco a Cuatro Caminos, donde se modernizaron 50 kilómetros, así como la ampliación a cuatro carriles y en algunos casos, a ocho carriles, de la Carretera de Nueva Italia a Apatzingán, con una inversión de más de 600 millones de pesos.

Además, hemos venido avanzando en otras obras que fortalecen el Corredor Manzanillo-Tampico. Con el esquema de aprovechamiento de activos de Michoacán, se otorgó la concesión para dar inicio a la conservación periódica de la Autopista Pátzcuaro-Uruapan-Lázaro Cárdenas, que son 272 kilómetros, pasando por Nueva Italia.

Y, además, se trabaja en el Libramiento Poniente de Morelia, que el Presidente Felipe Calderón inició el pasado mes de agosto, en el que se invertirán alrededor de tres mil millones de pesos.

Adicionalmente, avanzamos en el Libramiento Sur de Morelia, que el Presidente supervisó esta misma mañana, y donde se lleva un avance muy considerable.

En el Eje Costera del Pacífico seguimos avanzando en 25.5 kilómetros de la Carretera Costera de Michoacán. Y fuera del corredor, tenemos en proceso importantes obras como el Anillo Periférico Oriente, que se comentaba hace unos momentos, en el tramo comprendido entre los entronques de La Piedad a Irapuato, y La Piedad-Zamora, que es mejor conocido como el Libramiento Oriente de La Piedad. Y el tramo de Puruándiro a Huandacareo, del Camino Cuitzeo-Zináparo que, también, sobrevolamos hace unos minutos.

Hoy, el Presidente Felipe Calderón entrega el Libramiento Norte de La Piedad de 21.4 kilómetros y cuatro carriles de circulación, así como la modernización del acceso a la Autopista México-Guadalajara, con 46.1 kilómetros.

Para la construcción de los 67.5 kilómetros que integran el proyecto en su conjunto, fue necesaria la inversión de más mil 300 millones de pesos. Estas dos obras dan continuidad al tránsito de largo itinerario que circula por la Autopista Irapuato-Guadalajara, y unen los ejes carreteros Querétaro-Ciudad Juárez y México-Nogales con ramal a Tijuana, consolidando así, un eje carretero regional entre los Estados de Guanajuato, Michoacán y Jalisco.

Además, la construcción del Libramiento Norte de La Piedad, evita el paso de vehículos de largo itinerario por las vialidades urbanas, elimina la formación de cuellos de botella en la ruta, y detona el desarrollo económico y social del estado y la región.

La construcción de libramientos es, también, una de las acciones prioritarias que hemos seguido en materia de infraestructura carretera. Desde 2007 hemos puesto en operación un total de 15 libramientos en diferentes puntos del país.

Además, tenemos, en proceso, 19 libramientos adicionales con una longitud de más de 600 kilómetros, para un total de 34 libramientos en las principales ciudades de Michoacán.

Tan sólo en Michoacán hemos trabajado en cinco libramientos. Uno concluido, el Libramiento Norte de La Piedad, tres en proceso, el Libramiento Sur de Morelia, el Libramiento Poniente de Morelia y el Libramiento Oriente de La Piedad, y otro por iniciar, el Libramiento de Uruapan.

Con avances como éstos, queda claro que en los últimos seis años hemos fortalecido el transporte en todas sus modalidades, como nunca antes se había hecho en México.

Hemos trabajado en ejes carreteros y libramientos estratégicos que permitirán a México consolidarse como una plataforma logística internacional, que aproveche adecuadamente su posición estratégica en la geografía mundial.

Con más y mejor infraestructura de comunicaciones y transportes, estamos aumentando la competitividad del país, atrayendo nuevas inversiones y renovando las oportunidades para que las personas eleven su nivel de ingreso y vivan en mejores condiciones.

Todo ello contribuye a impulsar el crecimiento económico y el desarrollo social, así como a lograr mejores condiciones de vida para las familias.

Por esas razones, seguiremos trabajando hasta el último día de esta Administración, para dotar a México de la infraestructura que requiere para un desarrollo sostenido en los años por venir.

Un México mejor comunicado será un México más seguro, justo y equitativo, donde nosotros y nuestros hijos podamos vivir mejor.

Muchas gracias.

-MODERADOR: Toma la palabra el ciudadano licenciado Miguel Márquez Márquez, Gobernador del Estado de Guanajuato.

-GOBERNADOR MIGUEL MÁRQUEZ MÁRQUEZ: Muy buenos días.

Señor Presidente de los Estados Unidos Mexicanos, licenciado Felipe Calderón Hinojosa; licenciado Fausto Vallejo Figueroa, Gobernador del Estado de Michoacán; licenciado Dionisio Pérez-Jácome, Secretario de Comunicaciones y Transportes; doctor José Ángel Córdova Villalobos, Secretario de Educación. Paisano.

Licenciado Hugo Anaya Ávila, Presidente Municipal. Muchísimas gracias. Así como nuestro Presidente del Municipio de Pénjamo, Jacobo. Muchísimas gracias, Jacobo Manríquez, por estar aquí, presentes.

A todas y a todos ustedes, muchísimas gracias.

Y nos acompañan medios de comunicación.

Los guanajuatenses estamos muy agradecidos. Muy agradecidos con México y muy agradecidos, muy en especial, con el Presidente Calderón.

A todos los integrantes de su Administración, que en estos seis años de intenso trabajo en favor de México, sin lugar a dudas, Guanajuato no se ha quedado a la zaga. Ha estado de la mano de la Presidencia de la República en cada una de las acciones.

En este tiempo, pudimos comprobar que, para ser fuertes como país, debemos de estar unidos. Debemos de trabajar en proyectos en conjunto, que nos den una visión regional y de desarrollo y crecimiento en todos los órdenes. Y éste es un ejemplo de ello.

Esta obra, precisamente, se pensó de manera regional, atendiendo a los retos que la globalización nos impone. Con hechos, Guanajuato y México avanzan todos los días en el mejor camino al desarrollo, sumando obras y acciones para vivir mejor, conscientes de  que la Patria que compartimos debe ser un orgullo pero, también, un compromiso de todos.

Los resultados están a la vista. Bien dice el dicho que: Obras son amores y no buenas razones. Más infraestructura, más servicios, más oportunidades para los mexicanos. Hoy, nuestro país se consolida como un protagonista mundial, gracias al trabajo compartido entre sociedad y Gobierno.

Hoy, los ojos del mundo voltean a ver a México. Ven la gran capacidad, el gran potencial y las oportunidades que presenta, hoy, nuestro país.

Es cierto, también, que falta mucho por hacer. Pero, también, lo es que hemos avanzado, que hoy, a pesar de los desafíos, las dificultades, podemos ver el futuro con alegría y con confianza. Porque en nuestras comunidades y familias se reflejan, se ven también, los hechos del cambio.

Hechos como este Libramiento Pénjamo-La Piedad, que hoy se entrega oficialmente a las familias de la región. Una obra estratégica que, además de responder a la necesidad social, consolida la integración metropolitana. Esta región metropolitana que ya se ha venido trabajando en proyectos muy importantes.

Va a promover más el comercio, fortalece, sin lugar a dudas, la relación entre Michoacán y Guanajuato. Al mismo tiempo, que abre el camino para el libre y ágil tránsito de personas y mercancías para esta importante región.

La Piedad tiene una ubicación logística muy importante. Por ello, nos da mucho gusto que en la zona Centro Occidente, el país fortalece las ventajas competitivas, lo que se va a traducir, insisto, en más oportunidades para sus familias. Pero algo fundamental, más empleo, más desarrollo, y sobre todo, más inversión.

Esta es nuestra mejor apuesta como servidores públicos.

Hace apenas tres años, esta obra comenzó. Hoy, es una realidad y hoy verla lista para la sociedad, le va a servir no nada más a Guanajuato y a Michoacán, sino para todo el Centro-Occidente del país.

Hemos aprendido una lección muy clara. Que queremos un estado, que queremos estados, hermanos fuertes, un país más competitivo, un país más exitoso y que paso a paso, lo estamos logrando.

A partir de esta profunda apuesta, el desarrollo regional se vuelve una prioridad. Por ello, creemos, definitivamente, en las Zonas Metropolitanas. Uniendo esfuerzos, hacemos más.

Son una extraordinaria herramienta para cumplir nuestros compromisos de cara a la sociedad, que tanto nos exige y tanto nos demanda. Por ello, tenemos la gran ventaja en el estado, de contar con cinco Zonas Metropolitanas. Y una de ellas, es La Piedad-Pénjamo.

Y esta zona para nosotros representa una gran oportunidad de proyectos que se pueden realizar. Y que yo, aquí, tendré la mejor disposición, señor Gobernador. Podemos sentarnos, a la brevedad, junto con el Alcalde de Pénjamo aquí en La Piedad.

Para ver esos proyectos de importancia aquí, para la Zona Metropolitana, como es el Anillo Periférico Oriente, la Prolongación a la Avenida Castro Castañeda Villaseñor, que es muy importante, también. También, la vialidad alterna de Río Lerma a La Piedad, Pénjamo el tramo Puente de Guanajuato-Carretera Federal 90, Proyecto Integral de Saneamiento del Río Lerma, que es fundamental darle seguimiento a este proyecto; así como a otros estudios y proyectos ejecutivos que estaremos viendo sobre la mesa.

Con todo gusto, Guanajuato está en la mejor disposición de trabajar de la mano de Michoacán, nuevamente, de la Presidencia de la República. Y Guanajuato siempre tendrá una actitud proactiva y solidaria en el trato entre las entidades vecinas, tanto para colaborar en proyectos comunes, pero igual, para intercambio de información, de ideas, de proyectos que puedan servir más a nuestra sociedad.

Desafío que asumimos en Guanajuato al inicio de un nuevo periodo de gobierno. Va desde la defensa a la vida, va de la libertad y la propiedad que deben ser respetadas a nuestros ciudadanos. Promover el desarrollo económico y social será una tarea fundamental en los próximos años, en Guanajuato.

Por ello, el desarrollo de infraestructura de obras como las que hoy inauguramos, van a incentivar la llegada de grandes inversiones, de empresas que tomen estas ventajas y las conviertan en empleos, las conviertan en riqueza y una mejor calidad de vida para nuestras familias.

Al asumir esta tarea de compromiso, no partimos de cero. Avanzamos a partir del trabajo y la visión de quienes ya han dado un buen impulso en la tarea de Gobierno Federal, estatal y regional. Por ello, ahí, la sociedad forma un valor importante, porque tiene que hacer una mejor mancuerna sociedad y Gobierno para transformar y cambiar y desarrollarnos juntos.

Yo lo decía hace rato: Obras son amores y no buenas razones. Aquí, vemos de manera muy clara, quienes hemos transitado en esta carretera, cómo ahora el hecho de tener este libramiento vamos a salvar un buen tramo de carretera y, sobre todo, de tiempo, que a veces tardaba uno en Santa Ana hasta dos horas varado, varado ahí, esperando a que pudiera agilizarse un poco el tráfico.

Hoy será muy ágil. Hoy será diferente. Hoy estamos hablando de una obra que va a traer esos grandes beneficios.

Por eso, gracias, señor Presidente: Felicidades. Felicidades por su compromiso. Felicidades por su visión. Y felicidades, por siempre trabajar con un solo incentivo, su amor y su voluntad a México, su gran cariño y compromiso con la Patria.

Hoy, nuestra Patria, que lleva el mismo nombre, Estados Unidos Mexicanos, hoy, más que nunca debemos estar unidos los estados. Hoy, más que nunca debemos de construir el futuro de libertad, de bienestar, de armonía y éxito que anhelamos todas las familias de este país.

Juntos, insisto, somos más fuertes. Uniendo voluntades, uniendo talentos, vocaciones, multiplicamos el talento y el potencial de nuestras comunidades. Con hechos con este nuevo libramiento, demuestra que sí podemos trabajar hombro con hombro por un mejor México, por un mejor Michoacán, por un mejor Guanajuato.

Por ello, a nombre de todos los guanajuatenses, señor Presidente, gracias por ese impulso histórico. Ese impulso histórico de infraestructura que se ha dado en el país, y que Guanajuato no se quedó atrás.

Lo vimos de manera muy clara en educación, lo vimos en salud, infraestructura carretera. Lo vimos en la gran trascendencia que tuvo Guanajuato en estarse convirtiendo en el clúster más automotriz más importante en Latinoamérica, en el impulso al sector automotriz.

Hemos visto un fuerte impulso y desarrollo en el estado, y en gran medida, no hubiese sido posible si no es por el apoyo de la Presidencia de la República, de su equipo, de usted, señor Presidente Felipe Calderón Hinojosa.

Sólo me resta más que decirle que Guanajuato sigue siendo su casa. En Guanajuato, tendrá las puertas abiertas, será un ciudadano siempre bien recordado, un ciudadano con el cual nosotros, como guanajuatenses, sabremos ser agradecidos, con ese impulso y ese desarrollo que ha manifestado.

Pero lo más importante, México, México no se puede ni se debe detener. México debe seguir avanzando. Hoy, México demanda redoblar esfuerzos. Hoy, México manda y cada uno de los ciudadanos de este país y los vecinos, que estamos aquí Michoacán y Guanajuato, de seguir trabajando por la mejor calidad de vida de nuestros ciudadanos.

Por ello, felicidades, felicidades.

Cuente con un Gobernador de Guanajuato hermano, que sabrá trabajar con Guanajuato y más allá de sus fronteras.

Muchas gracias y que Dios los bendiga.

-MODERADOR: Tiene la palabra el ciudadano licenciado Fausto Vallejo Figueroa, Gobernador del Estado de Michoacán.

-GOBERNADOR FAUSTO VALLEJO FIGUEROA: Licenciado Felipe Calderón Hinojosa, Presidente de los Estados Unidos Mexicanos; licenciado Miguel Márquez Márquez, Gobernador Constitucional del Estado de Guanajuato; licenciado Víctor Silva Tejeda, Presidente de la Mesa Directiva del Honorable Congreso del Estado; doctor Alejandro González Gómez, Presidente del Supremo Tribunal de Justicia; licenciado Hugo Anaya Ávila, Presidente Municipal de La Piedad.

Maestro Dionisio Pérez-Jácome, Secretario de Comunicaciones y Transportes del Gobierno Federal; doctor José Ángel Córdova Villalobos, Secretario de Educación Federal; General de División Diplomado del Estado Mayor Juan Ernesto Antonio Bernal Reyes, Comandante de la XXI Zona Militar.

Decirle que nos sentimos muy halagados los michoacanos, de que el señor Presidente de la República, lo haya ascendido a General de División. Muchas gracias, señor Presidente.

Ingeniero Mario Alberto Zarazúa Ortega, Director General del Centro de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes de Michoacán; ingeniero Luis Manuel Navarro, Secretario de Obras Públicas del Gobierno del Estado de Michoacán.

Ciudadano Jacobo Manríquez Romero, Presidente Municipal de Pénjamo. Nos da mucho gusto que estén por aquí. Amigas y amigos michoacanos. Amigos de Guanajuato. Amigos de los medios de comunicación. Amigos de Tanhuato, Yurécuaro y Numarán, que se encuentran por aquí, también, presentes.

Señoras y señores:

A nombre del Gobierno de Michoacán, es un gusto para mí darles la más cordial bienvenida a la Inauguración Oficial del Libramiento Norte de La Piedad.

La gran importancia de este libramiento, es que permitirá que miles de michoacanos y guanajuatenses, que antes estaban forzados con sus automóviles y tractocamiones a entrar al Centro de La Piedad para poder llegar a su destino, ahora cuenten con otra vía alterna, mucho más rápida, directa, segura y transitable por donde pasar.

Esta obra, sin duda alguna, impactará favorablemente, mejorando la circulación vehicular de las ciudades de La Piedad y Pénjamo. Les reducirá tiempos y costos a las personas y a las empresas. Evitará los problemas de congestionamiento que actualmente se dan, y reducirá el desgaste natural de las vías urbanas.

Pero, además, con estas acciones, se fortalecerá la Red de Carreteras de Altas Especificaciones, que dan servicio a La Piedad y a la región Centro-Occidente, lo que contribuirá para hacer de esta zona una con mayor potencial para la competitividad comercial, y a la altura de los requerimientos globales.

Señor Presidente:

Con mucho entusiasmo, le agradecemos por esta significativa obra de infraestructura urbana y alto impacto social, así como, también, valoramos plenamente las acciones que durante su Gobierno impulsó en beneficio de su estado natal y de todos los michoacanos.

Aprovecho para reconocer el gran desarrollo que se dio durante su Administración en la construcción de nueva infraestructura caminera, modernización y reconstrucción de carreteras, caminos rurales, alimentadores y autopistas, que en el plano nacional y local, distinguirán su mandato, pues traerá beneficios tangibles.

Por nuestra parte, seguiremos trabajando por conseguir más inversiones públicas y privadas para lograr tener una economía reactivada y en crecimiento, que genere más y mejores oportunidades para los michoacanos.

Obras son empleos, y por eso, le reconocemos su gran aporte al mejoramiento de la infraestructura vial y carretera que nos legó su Gobierno.

Señor Presidente.

Con toda seguridad, ésta será su última gira por el Estado de Michoacán y queremos decirle que, yo en lo personal, lamento mucho de su Administración, el no haber podido estar cuando menos dos años más, porque hubiéramos concluido más obras.

Pero, muchas gracias, señor Presidente.

La Piedad. Desfile, Aniversario de la Revolución Mexicana. I

(Fotos de Silviano Martínez Campos)

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Tingüindín. Benjamín González Oregel

(Tomado de GUIA, Semanario Regional Independiente, Zamora, Mich., México.

http://www.semanarioguia.com.mx )

Puebleando  Tingüindín, “Lugar de adoración”, o la acción de arrodillarse para adorar.

BENJAMÍN GONZÁLEZ OREGEL

Tingüindín, Mich.-  Cuando Cristóbal de Olid se apersonó en este poblado, en 1533, Tingüindín, era uno más de los puestos de observación con que contaban los purhépecha en esta parte de la geografía michoacana. “Tzinguitzuri”, el antiguo nombre de Tingüindín en lengua purépecha,  significa: “Lugar de adoración”, o el acto de arrodillarse para adorar.

Tingüindín, entre la espada y el Evangelio

La visita de Cristóbal de Olid ocurrió 3 años después que el insaciable y tenebroso Nuño de Guzmán –cuando al pueblo le fue otorgado el título de República de Indios–, había reconocido la belleza y exuberancia de esta región. Al parecer, Cristóbal lo hizo por órdenes de Hernán Cortés. Recorrió todo el imperio Purhépecha, y luego este poblado perdió la categoría que tenía.

Pero no fue mucho el tiempo que transcurrió para que Tingüindín  recobrara su condición de “Pueblo de Indios”. Esto sucedió entre los años de 1540 y 1541, gracias a la intervención de Fray Juan de San Miguel. El mismo franciscano que, en Uruapan, fundó el primer hospital, hoy  conocido con el nombre de Guatápera. Este fraile inició  la construcción del primer templo, en esta comunidad, de adobe y paja, con que contó la grey cristiana recién bautizada. Iglesia que, ampliada  por  su compañero y hermano fray Jacobo Daciano, abrió la puerta para que Tata Vasco, obispo de Michoacán, le otorgase la categoría de parroquia. El nuevo templo fue dedicado y puesto bajo la advocación de la Asunción de María.

Pero no sólo esta comunidad fue puesta bajo la protección de María Asunta. También le fueron encomendadas las de Carijo, Cocumbo (Tocumbo), Zumbimite, Guazambo, Pamatácuaro, Queréndani, San Cristóbal, Shandumban, Tacátzcuaro, Urítiro, Zicuicho y Tzirío, una vez que fray Juan las repobló.

Tingüindín fue tenientazgo general, dependiente de la alcaldía mayor de Peribán y sus sujetos eran Guáscuaro, Tocumbo, La Laguneta, Ayumba, La Magdalena, Tacátzcuaro, Cotija, Atapan, Tzicuicho Y Camata. En estas comunidades habitaban 240 familias de españoles, 500 descendientes de los purhépecha y 60 de mestizos y mulatos. Sumaban, entre todos, unas 4 mil personas. Corrían los años de la década de 1790, aproximadamente.

Ser fiestero, un honor muy dudoso

A esta parroquia le fueron asignadas 4 fiestas: La Asunción, la Purísima Concepción, San Pedro y San Miguel. Cada función corría a cargo de “cuatro fiesteros, quienes costeaban marlotas (vestimentas de los danzantes: moros y cristianos. Además de pagar la música, la quema de toritos y demás pirotecnia), comida para el pueblo y para el cura párroco, para guacas (productos para la despensa del curato), colchas (lienzos para el altar  del templo y servicios sagrados, a más de la ropa para el curato), y paños chocolateros (mantelería para el servicio del curato, en los que se envolvían chocolates y otras golosinas), así como el pago de 60 pesos por cada fiestero, por concepto de derechos parroquiales”.

El traje de gala

En la actualidad, sólo un par de ocasiones al año, el pueblo viste de lujo: unos días en diciembre, aunque no con la misma entrega de los fieles. Sin embargo, la comunidad luce el traje de gala, de luces, durante los primeros 15 días del mes de agosto. El 15 primordialmente, día con que se recuerda la Asunción de María. En esos días, el santuario parroquial recibe una o varias peregrinaciones. Y las romerías se originan en parroquias tan lejanas como el Distrito Federal, Guadalajara, así como en otras que no lo son tanto: Ecuandureo y Santiago Tangamandapio. Los católicos de Tocumbo no faltan, según cuentan los cristianos de este pueblo. Las romerías mayores, las más concurridas y rumbosas, se dan en los días reservados para los aguacateros y quienes  viven en Guadalajara. Las aportaciones de los emigrados son de gran valía, aseguran. Aunque cada uno de los barrios que hay en el pueblo también se hace responsable de las festividades del día que le corresponde: San Miguel, Los Ranchitos, La Asunción, San Pablo, La Purísima, San Pedro,… y ahora La Ermita.

Con 20 ó 30 fanegas

Se sabe que, hacia el siglo XVII,  Tingüindín, la cabecera, contaba con 400 habitantes y que, entre otras cosas, tenía un hospital, dirigido por los franciscanos. Estos tenían que arreglárselas, cada año, con  20 ó 30 fanegas de trigo, “sembradas y cosechadas por los naturales”; además de 40 ó 50 fanegas de maíz. El cura devengaba 248 pesos, anualmente, pagados “por La Corona, con los fondos de la Caja que tenía en la ciudad de México”.

Con afanes comparativos, se ha dicho que en  Guáscuaro, en esa época, un español, Francisco Manzo, laboraba tierras suficientes para cosechar entre 200 fanegas de trigo y otras tantas de maíz. Y que en Tacátzcuaro habitaban 150 cristianos, que también eran atendidos en un hospital. Este centro disponía de entre 20 y 30 fanegas de maíz, además de que explotaba una decena de vacas.

En este pueblo, los agricultores construyeron y se valieron de precarios sistemas de irrigación  para aprovechar los escurrimientos que, desde lo alto de las montañas, regaban los valles que se extienden hacia el sur, occidente y norte del macizo montañoso coronado por el cerro Grande, o de Patambam.  Maíz, frijol, camote, calabaza, chayote y chilacayote eran, y son, los cultivos centenarios entre los hombres del campo de esta población.

La esencia de La Constitución

El general Francisco J. Múgica Velázquez nació en este poblado, el 3 de septiembre de 1884. Hijo de profesor, lo que le resultó una bendición divina, puesto que su  progenitor nunca se olvidó de la preparación del retoño. Este, con el paso del tiempo, llegó a ser alumno externo del seminario de Zamora, luego de haber asistido a las aulas de escuelas que existían en Zináparo, La Piedad, Purépero, Chilchota y Sahuayo; sitios en los que su padre seguramente ejerció su magisterio.

Muy joven, Francisco ocupó uno de los puestos más difíciles  y odiados de la administración pública: fue receptor de rentas en Tancítaro y Chavinda. Sitio, éste, último, en donde fue inoculado por el virus del periodismo. Se cuenta que para esto tuvo que fundar varios periódicos, ya que optó por el ramo combativo.  Y lo hizo contra el propio gobernador don Aristeo Mercado. Eso lo forzó a salir del país. Allá, se incorporó a la Junta Revolucionaria maderista, en Texas. Contribuyó en la toma de Ciudad Juárez. Tras los asesinatos de Madero y Pino Suárez, el tingüindinense se incorporó a las filas Constitucionalistas.

Tocó al general Lucio Blanco llevar a cabo el primer reparto agrario, del país, en la hacienda de Los Borregos, en Tamaulipas, en el año de 1913. El acto provocó el enojo de Carranza. Tal vez pensaba, Blanco, flaquear, cuando apareció Múgica y le levantó el espíritu. Para Francisco, la reforma agraria fue una de sus obsesiones.  Su participación, como diputado constituyente, marcó una etapa de verdadera transformación, en beneficio del pueblo. Se trató de la verdadera Revolución.

La Constitución de 1917, en su contenido socialista: art. 3º. Educación primaria, obligatoria y gratuita, “que diera un concepto racional y exacto del Universo”; art. 27, base de la reforma agraria y 21 años más tarde de la Expropiación Petrolera, con las brillantes exposiciones hechas por don Luis Cabrera y el ing. Pastor Rouaix; y el art. 123, derechos y obligaciones de patrones y asalariados.  Al final, fueron los 3 artículos mencionados la esencia de La Constitución del 17. Definitivamente: Heriberto Jara, Luis G. Monzón y Francisco J. Múgica echaron a perder el proyecto carrancista, que era muy conservador.  Con la llegada de Lázaro Cárdenas del Río –con quien fueron compadres, y al que suplió en la gubernatura del Estado, como también lo fue de Tabasco–,  la Reforma Agraria entró en vigor. El ocupó las secretarías de Economía, primero, y luego la de Comunicaciones y Obras Públicas, al final. Sin duda, Múgica es el hijo preclaro, por excelencia.

Se defendieron de Chávez García, aunque…

En el pueblo también se recuerda a otro general, nativo de aquí, a otro Francisco: don Francisco Zepeda Salas. Tan sólo por la defensa que hizo del poblado, cuando el depredador  Inés Chávez García, la visitó.

Se cuenta que los católicos se aprestaban a festejar a la Virgen de la Asunción, cuando apareció el rumor de la inminente llegada del bandolero. De inmediato, hombres y mujeres  se dispusieron a defenderse. Unos, con las armas que poseían. Las otras, escondidas, junto a sus hijos. El contingente pasó de largo, y los católicos celebraron su fiesta. 4 días habían pasado de las galas cuando,  de nuevo, la alarma cundió: Chávez volvía con más de mil hombres a su mando.

El general Zepeda hizo que su pequeño destacamento y la defensa local se afortinaran en las torres del templo y la casa vecina.  Las mujeres y los niños en seguro resguardo. Por desgracia, mientras la tropa y defensa hostilizaban  a una parte de los bandidos, el resto de los desalmados se refocilaba en el saqueo, atropellos a la dignidad humana, extorsiones y fusilamientos. El palacio municipal fue quemado, con la pérdida de buena parte del archivo municipal. Igual suerte corrieron el Asilo del Sagrado Corazón y las casas de Doña Vicentita Huerta y don Andrés Fabián.  A las llamas no escaparon el edificio anexo al templo, ni la Sacristía ni el Altar Mayor. Se afirma que, ante el repliegue de las líneas defensoras, los sacrílegos arrojaban chile seco a las llamas para forzar a los escondidos a salir y ser pasados por las armas, sin juicio ni nada.

Se dice que varias veces los bandidos gritaron al general Zepeda que su hija estaba en poder de Chávez García. Y que, para salvarla, se entregara. A cada invitación seguía una nueva descarga, ordenada por el general. De no haber intervenido el párroco del lugar, Don Ignacio Custodio, S. J., el templo hubiese volado, dinamitado por las cargas de TNT que la bestia –saciadas, momentáneamente, como habían  sido su codicia y bajezas–  había ordenado colocar en los muros y cimientos de la edificación.

Otros hijos ilustres

Pero no sólo estos 2 generales han dado lustre al pueblo que los vio nacer. Aquí vieron la primera luz el compositor don Miguel Prado, el revolucionario Ponciano Pulido, el arzobispo don Francisco de P. Mendoza y Herrera, el abogado y poeta don Manuel Ochoa, así como el escritor e ingeniero don Ponciano Pulido.

Aquí, también llegó el ferrocarril.

Consumada la Independencia, en Tingüindín se acuñaron monedas de cobre. El pueblo fue elevado a la categoría de municipio por la Ley Territorial de 1831 y fue integrante del departamento de Zamora. En 1862 se le concedió el título de Villa y a partir del 18 de enero de ese año llevó el nombre de “Tingüindín de Argandos”, en honor a uno de los diputados al Congreso Constituyente de 1814. Durante la intervención francesa, fue escenario de uno de los combates entre franceses y las fuerzas del general García Pueblita, el 17 de junio de 1865.

En la época de la dictadura porfirista, sus comunidades indígenas sufrieron despojos de tierras y conflictos agrarios. En contraste con esta situación, en la cabecera municipal se introducían mejoras al utilizar a los presos como mano de obra. En 1892, Tingüindín contó con electricidad y 10 años más tarde, en 1902, llegó el ferrocarril.  Pero al tren no lo dejaron cumplir el siglo. Si lo construyeron los porfiristas, se lo llevaron los priístas. Y visos de que lo regresen no hay.

Agraristas, a la vista

Primitivo Aguíñaga, Nicanor Pardo, el presbítero Ignacio Huerta, Juan Velro y Miguel Valdéz creyeron que La Revolución les permitía hacerse justicia. Y comenzaron a ocupar los potreros de La Estancia, parte del Cerro Prieto, Manzanilla, Cuácaro, el Llano de la Virgen y el Cerro de Las Vacas. Además, los vecinos de Xhaniro decidieron aumentar la extensión de su vecindario. A pesar de las protestas de quienes decían tener documentación que los acreditaba como propietarios. A éstos, nadie les hizo caso y menos les devolvió lo expropiado. En total, fueron 10 mil 546 las hectáreas repartidas entre mil 371 dueños sin tierra, y de 7 mil, a 7 mil 500 que fueron beneficiados con terrenos, hasta en áreas que fueron propiedades de los jesuitas.  Aquí, el ejido propio de Tingüindín integró a 85 ejidatarios, tras repartir 438 hectáreas, situadas a orillas de La Magdalena.

El aguacate y el pan

Este pueblo y municipio no han sido la excepción cuando se habla de migración. Aquí, como sucede en la vecina Tocumbo, este fenómeno se da a contracorriente de lo que conocemos como tal. Muchos lo han hecho a las grandes ciudades: México y Guadalajara; aunque la sangría mayor se debe a los beneficios que ofrecían  los Estados Unidos. Esto, ha dado pie a que jornaleros traídos desde los pueblos vecinos ocupen los campos laborales que  requieren las plantaciones de aguacate.

Las plantaciones mayores y más productivas se encuentran en las comunidades de Tzirío, Xhaniro, el Cerro de Las Vacas, Las Bugambilias, Los Charcos, Los Llanos, etc. En algunos de estos lugares, además, la papa encuentra uno de sus paninos más propicios para su cultivo y producción. La variedad de aguacate Hass es, con mucho, la que mayores volúmenes alcanza.

Otra buena fuente de empleo y de manutención, desde hace tiempo,  ha sido la elaboración y venta del pan de Tingüindin. Famoso en la región, el Estado y en partes de los vecinos Jalisco y Guanajuato, su elaboración y venta han sido, desde tiempos ancestrales, una de las bases sobre las que se asienta la economía del municipio. Hasta no ha mucho tiempo, esta actividad competía con el cultivo y venta del aguacate. Aquí, por lo general, el aprendizaje, la preparación y elaboración de las hogazas –aquí se conocen con el nombre de cemas–,  se da en casa, se hereda.

Con las piezas cocidas, en estos tiempos, quienes viven de esta actividad,  tienen que salir, en aventuras no exentas de peligros, hasta más allá de las fronteras de la entidad. Hoy, este producto se puede adquirir en la zona metropolitana de Guadalajara. Las ausencias se pueden alargar hasta 15 días. Los sacrificios, para quien decide ganarse la vida mediante la venta del pan, no faltan: lluvias, vientos, frío, inseguridad, falta de lugares donde descansar.

Este alimento tiene, entre sus propiedades, una textura única, llena de sabores y colores, según sea la procedencia –panadería– . Y si de la vista nace el amor, el pan que aquí se elabora resulta una invitación difícil de rechazar.   Suave, sin ser fofo, dura semanas, casi sin perder ni peso ni aroma. Vale la pena decir que los habitantes de Tingüidín, están catalogados entre  los núcleos poblacionales con mejores hábitos alimenticios.

En la parte más occidental del municipio, además de los tradicionales cultivos de maíz, trigo, frijol, sorgo, los hombres del campo también suelen criar vacunos. Los cítricos y algunos frutales no son desconocidos en el territorio municipal. El cultivo del maguey propicia la destilación de aguardientes de una calidad excepcional.

Sus lazos comerciales más fuertes se dan con Zamora, Los Reyes, Peribán de Ramos y Uruapan.

Pero sí se les quiebra

Con los brazos abiertos, los habitantes de este primaveral rincón michoacano, que conserva mucho de las construcciones de principios del siglo XX, de adobe y teja –aunque no faltan ni escasean las de concreto–,  esperan, amablemente, a quienes gusten visitarlo. Y dan pistas sobre los sitios interesantes que pueden conocer si los visitan: la Parroquia-Santuario dedicado a la Asunción de María–, la Unidad Deportiva, La Chemba, sitio donde brota el agua y cuenta con un balneario naciente. Y el pinar, lo poco que queda, dicen.

En el municipio dominaba  el bosque tropical, con parota, cirián, guaje, ceiba, guayan, cascalote y el bosque mixto con pino, encino, aile, fresno y cedro. Su fauna se conforma por liebre, zorrillo, tlacuache, cacomixtle, comadreja, tejón, tusa, armadillo, coyote, conejo, ardilla, venado, pato y guajolote silvestre.

“El dinero puede más”, aceptan con un dejo de resignación, al recordar la tala y destrucción de lo que queda de aquellos interminables bosques, en los que abundaban las especies como el pino y el encino. Hoy, afirman, “queman  los bosques y la madera para plantar aguacates”.

Y esto sí les quiebra el ánimo.